Tipos de alergias.

Las alergias se clasifican en alergias mediadas por IgE y no mediadas por IgE.

Alergia mediada por IgE

En la alergia mediada por IgE, el sistema inmunológico produce grandes cantidades de una clase de anticuerpos conocidos como anticuerpos IgE que son específicos para el alérgeno ofensivo en particular. Estos anticuerpos IgE se unen a la superficie de las células del cuerpo llamadas "mastocitos" que se sensibilizan a la IgE. Estas células pueden identificar alérgenos particulares la próxima vez que entren en contacto con el cuerpo. Este proceso se llama sensibilización y en esta etapa no existen síntomas de una alergia.

Los mastocitos están presentes en la piel, los ojos, la nariz, la boca, la garganta, el estómago y el intestino. La próxima vez que entremos en contacto con el mismo alérgeno, los mastocitos lo identifican como un enemigo y producen histamina y otras sustancias químicas. La liberación de estas sustancias de los mastocitos induce los síntomas alérgicos. En la nariz, la liberación de histamina produce síntomas de secreción nasal, picazón en la nariz y estornudos que se asocian comúnmente con picazón en los ojos.

En la piel, los síntomas incluyen enrojecimiento y urticaria. En los conductos respiratorios, las alergias provocan sibilancias, tos y dificultad para respirar, mientras que en el intestino pueden aparecer síntomas como malestar abdominal, náuseas, vómitos y diarrea. Las reacciones alérgicas graves también se conocen como anafilaxiay puede poner en peligro la vida.

Alergia no mediada por IgE

Se cree que las reacciones no mediadas por IgE, que están mal definidas tanto clínica como científicamente, están mediadas por células T. Este mecanismo está relacionado con trastornos como el eccema de contacto (dermatitis alérgica de contacto). Mientras que los síntomas de las alergias mediadas por IgE se producen rápidamente y poco después de la exposición al alérgeno, este puede no ser el caso de las alergias no mediadas por IgE, donde los síntomas pueden aparecer mucho más tarde, normalmente entre 24 y 48 h.

Respuesta aguda: esto es lo que solemos llamar alergia. La reacción inmediata ocurre dentro de los 15 a 30 minutos posteriores a la exposición al alérgeno. Durante la reacción de fase temprana, los mediadores químicos liberados por los mastocitos, incluyendo histamina, prostaglandinas, leucotrienos y tromboxano, producen respuestas tisulares locales características de una reacción alérgica. En el tracto respiratorio, por ejemplo, estos incluyen estornudos, edema y secreción de moco, con vasodilatación en la nariz, que conduce a bloqueo nasal y broncoconstricción en el pulmón, que conduce a sibilancias.

Respuesta de fase tardía: Ocurre 4-6 horas después de la desaparición de los síntomas de la primera fase y puede durar días o incluso semanas. Durante la fase tardía de la reacción en el pulmón, la infiltración celular, el depósito de fibrina y la destrucción de tejido resultante de la respuesta alérgica sostenida conducen a un aumento de la reactividad bronquial, edema y un mayor reclutamiento de células inflamatorias. Estas observaciones sugieren que la IgE es fundamental en la respuesta del sistema inmunológico a los alérgenos en virtud de su capacidad para desencadenar la liberación de mediadores de mastocitos, lo que conduce directamente a las reacciones de fase temprana y tardía.

GAAPP_Allergy

 

Qué elementos están involucrados en la reacción alérgica:

Alérgeno Suele ser una proteína que puede generar una reacción alérgica.

Inmunoglobulina (IgE) Anticuerpo involucrado en reacciones alérgicas.

Mastocitos Son células del sistema inmunológico que se encuentran en la piel, el tracto respiratorio y el tracto digestivo. Las moléculas de IgE están unidas a su superficie. La histamina y otros mediadores son producidos por mastocitos, que se liberan durante la reacción alérgica que induce los síntomas de la alergia.

La histamina Se almacena dentro de los mastocitos y se libera durante la reacción alérgica. Tiene la capacidad de dilatar los vasos sanguíneos (vasodilatación), aumentar la permeabilidad de los vasos sanguíneos (fuga de líquidos) y estimular los nervios. Esto resulta en enrojecimiento, hinchazón y picazón.