Si tiene asma inducida por el ejercicio, sus vías respiratorias se irritan y estrechan durante o inmediatamente después del ejercicio, por lo que es difícil respirar. En estos días, los médicos tienden a llamarlo 'broncoconstricción inducida por el ejercicio' (BIE) porque estrictamente hablando es una condición diferente al asma, aunque los síntomas son prácticamente los mismos.

Se cree que 5-20% de las personas tienen EIB. Afecta a niños y adultos en todos los niveles de capacidad deportiva. Aproximadamente nueve de cada 10 personas con EIB también tienen asma. Es difícil saber con certeza cuántas personas tienen EIB sin asma porque los síntomas son en gran parte indistinguibles. El panorama se confunde aún más por el hecho de que el ejercicio es un desencadenante para algunas personas con asma.

Lamentablemente, los niños con BEI pueden tener una calidad de vida y un bienestar emocional reducidos.

Causas y desencadenantes del asma inducida por el ejercicio

La causa de la broncoconstricción inducida por el ejercicio es el aire seco que se respira durante el ejercicio. Cuando respira aire que es más seco que el aire que ya está en su cuerpo, sus vías respiratorias se deshidratan, lo que conduce a la contracción muscular y al exceso de moco.

Los desencadenantes del asma inducidos por el ejercicio también incluyen:

  • Baja temperatura del aire (aunque puede ser simplemente que el aire frío sea más seco que el aire caliente).
  • Irritantes (alérgenos) en el aire, como contaminación ambiental, polen o, en pabellones deportivos y gimnasios cubiertos, perfumes, limpiadores, productos químicos, pintura, nuevos equipos o alfombras.
  • Infecciones respiratorias virales.

Signos y síntomas de asma inducidos por el ejercicio

Los síntomas del asma inducidos por el ejercicio son similares a los del asma e incluyen:

  • Sibilancias
  • Una sensación de opresión en el pecho
  • Tos
  • Dificultad para respirar
  • Producir moco excesivo
  • No sentirse en forma a pesar de que sabe que está en buena forma física
  • Dolor de pecho, aunque esto es raro.

Los signos y síntomas suelen aparecer en dos a cinco minutos de ejercicio, alcanzando un pico después de unos 10 minutos. En aproximadamente una hora, los síntomas suelen desaparecer.

Los factores de riesgo

Es más probable que tenga EIB si:

  • Tiene asma mal controlada
  • Tener asma severa
  • Tiene un pariente cercano con asma o sibilancias.
  • Tiene una alergia como la fiebre del heno.
  • Es un atleta de alto rendimiento o resistencia. Se estima que hasta siete de cada 10 deportistas de élite u olímpicos tienen EIB, dependiendo de su deporte.
  • Es niño, especialmente si vive en un pueblo o ciudad.

¿Cómo diagnosticar el asma inducida por el ejercicio?

Si cree que puede tener asma inducida por el ejercicio, debe programar una cita para ver a su médico. Su médico le preguntará acerca de sus síntomas y cuándo ocurren y puede usar pruebas de ejercicio para detectar evidencia de broncoconstricción. Estos miden los cambios en la función pulmonar después del ejercicio, de la siguiente manera:

  • Pruebas de pulmón: utilizando la espirometría para medir su función pulmonar antes y cinco, 10, 15 y 30 minutos después del ejercicio.
  • Pruebas de desafío con ejercicio: controlar su flujo máximo antes y después de su ejercicio normal; es posible que le pidan que lo haga usted mismo durante algunas semanas en casa.
  • Pruebas de provocación alternativas: Es posible que le pidan que haga ejercicio intensamente bajo supervisión al mismo tiempo que desafía sus pulmones al respirar aire seco a través de una mascarilla, al inhalar metacolina o al hiperventilar. Se llama prueba de broncoprovocación. La espirometría se utilizará para medir su función pulmonar antes y después.

Si estas pruebas confirman la broncoconstricción, su médico deberá decidir si tiene:

  • asma mal controlada que se desencadena por el ejercicio
  • asma bien controlada con broncoconstricción inducida por el ejercicio
  • broncoconstricción inducida por el ejercicio.

Hay una superposición y un diagnóstico erróneo en esta área. La forma en que responda al tratamiento le dará pistas sobre el diagnóstico.

Aprende más sobre cómo se diagnostica el asma.

¿Asma inducida por el ejercicio o fuera de forma?

Los síntomas similares a los del asma inducida por el ejercicio pueden ser causados ​​por hacer ejercicio cuando no está en forma. Su médico considerará esto durante su cita inicial y puede realizar o solicitar otras pruebas para descartarlo. Otras afecciones con síntomas similares que su médico puede considerar incluyen ejercicio excesivo, problemas de las cuerdas vocales, problemas respiratorios, tos habitual y problemas cardíacos.

Si tiene un fuerte silbido al inhalar (no exhalar), es posible que tenga una obstrucción laríngea inducida por el ejercicio (EILO). EILO es común en adolescentes y los atletas. A diferencia de la broncoconstricción y el asma inducidos por el ejercicio, EILO no responde a los medicamentos para el asma.

¿Debo dejar de hacer ejercicio?

No debe dejar de hacer ejercicio si tiene broncoconstricción inducida por el ejercicio. El ejercicio regular es una parte importante de un estilo de vida saludable y tiene muchos beneficios, especialmente si tiene asma. Pídale consejo a su médico sobre cómo hacer ejercicio y controlar sus síntomas.

Ejercicios para personas con asma

Algunos ejercicios y deportes son mejores para usted que otros si tiene broncoconstricción o asma inducidos por el ejercicio. Las actividades que necesitan breves ráfagas de energía tienen menos probabilidades de inducir síntomas, como:

  • Senderismo y caminatas
  • Golf
  • Ciclismo de ocio
  • Cricket o béisbol.

Es mejor evitar los deportes que exigen un esfuerzo continuo, como:

  • Running
  • Fútbol Futbol
  • Baloncesto
  • Baloncesto

Los deportes de invierno pueden ser especialmente desafiantes y causar síntomas debido al aire frío y seco en esa época del año: esquí, snowboard, patinaje sobre hielo, hockey sobre hielo, etc.

La natación puede estar bien porque el ambiente cálido y húmedo de la piscina no irrita las vías respiratorias. Sin embargo, puede encontrar que Cloro u otros aditivos de agua pueden desencadenar sus síntomas, así que pruebe con diferentes piscinas si eso le afecta.

Su médico o enfermero pueden recomendarle las mejores formas de controlar sus síntomas al hacer ejercicio. Esto puede incluir el uso de ejercicios de respiración o evitar el ejercicio en determinados climas.

Foliar

Si tiene asma subyacente que empeora con el ejercicio, su médico o enfermera de asma comprobará que está tomando su medicamento para prevenir el asma a largo plazo con regularidad y con la técnica de inhalación correcta. Manejo de su asma de manera óptima para que esté bien controlado puede ser todo lo que se necesita para evitar problemas al hacer ejercicio.

Si aún tiene síntomas cuando hace ejercicio, también se le recetará un medicamento de alivio a corto plazo para que lo tome antes de hacer ejercicio.

Si tiene broncoconstricción inducida por el ejercicio (BIE) sin asma, es decir, no tiene síntomas de asma en ningún otro momento, el medicamento de primera elección es un inhalador de alivio a corto plazo para usar inmediatamente antes de comenzar a hacer ejercicio. Es posible que tampoco necesite un preventivo diario.

Se ha demostrado que los siguientes tratamientos a corto y largo plazo protegen eficazmente contra el asma o EIB inducidos por el ejercicio.

Medicamentos a corto plazo

  • Los beta-2-agoistas inhalados de acción corta (SABA) son broncodilatadores que actúan rápidamente y mantienen a raya los síntomas durante dos a cuatro horas. Tómelo de 15 a 30 minutos antes de hacer ejercicio y según sea necesario.
  • Alternativamente, se puede inhalar una combinación de un beta-2-agoist de acción prolongada (LABA) y un corticosteroide de 30 a 60 minutos antes de hacer ejercicio. Esto debería prevenir los síntomas hasta por 12 horas. Puede tomar esto solo una vez en un período de 12 horas.

Medicamentos a largo plazo

  • Corticosteroides inhalados (antiinflamatorios): se utilizan a diario para reducir la inflamación y la sensibilidad de las vías respiratorias, previniendo así los síntomas de la EIB.
  • Se puede tomar un antagonista del receptor de leucotrienos (LTRA) en forma de tableta diaria para prevenir los síntomas que acompañan al ejercicio.
  • Teofilinas: un preventivo diario de comprimidos.
  • Cromoglicato de sodio o nedocromil sódico - preventivo diario de comprimidos.

Consejos para controlar y mantener el asma bajo control

Puede reducir o prevenir los síntomas del asma inducidos por el ejercicio en usted o su hijo siguiendo los consejos a continuación:

  • Calentar suavemente durante unos 15 minutos antes de comenzar el ejercicio físico intenso y siempre enfriar después
  • En climas fríos, cúbrase la nariz y la boca con una bufanda o mascarilla para proteger sus pulmones del aire frío.
  • Respire por la nariz para calentar y humedecer el aire frío antes de que llegue a los pulmones.
  • Si tiene asma subyacente, manténgala bien controlada en todo momento y asegúrese de tener un plan de acción para el asma actualizado.
  • Evite los desencadenantes que usted o su médico hayan identificado; es posible que deba cambiar de deporte o de dónde hace ejercicio.
  • Mantenga un registro de la frecuencia con la que usa su inhalador SABA y revíselo con su médico o enfermero especializado en asma con regularidad (al menos una vez al año).
  • Si su hijo tiene EIB, informe a los profesores de educación física y a los cuidadores sobre la importancia de los calentamientos, los signos de EIB y cómo y cuándo su hijo debe usar su inhalador.

Algunas personas también recomiendan tomar vitamina C y vitamina E suplementos dietéticos. Sin embargo, no hay suficiente evidencia de que estos tengan algún efecto beneficioso sobre el asma o la broncoconstricción inducida por el ejercicio.